"LA ESTRELLA FLAMIGERA"

Catecismo o Instrucción para el Grado
de Adepto o Aprendiz Filósofo
Sublime y Desconocido
1766

Barón de Tschoudy*

 
I Parte
 
P.1 ¿Cuál es el primer objeto de estudio de un Filósofo?
R. La investigación de las operaciones de la Naturaleza.
P.2 ¿Cuál es el fin último de la Naturaleza?
R. Dios, que es también su Principio.
P.3 ¿De dónde provienen todas las cosas?
R. De la sola y única Naturaleza.
P.4 ¿En cuántas regiones está dividida la Naturaleza?
R. En cuatro.
P.5 ¿Cuáles son?
R. Lo seco, lo húmedo, lo caliente y lo frío; son las cuatro cualidades elementales de donde derivan todas las cosas.
P.6 ¿Cómo se diferencia la Naturaleza?
R. En macho y hembra.
P.7 ¿A qué es comparable?
R. Al Mercurio.
P.8 ¿Cómo definiríais la Naturaleza?
R. No es visible, aunque opera visiblemente, pues es un espíritu volátil que actúa en los cuerpos, y que está animado por el espíritu universal, que conocemos en Masonería bajo el respetable emblema de la Estrella Flamígera.
P.9 ¿Que representa?
R.  El soplo divino, el fuego central y universal, que vivifica todo lo que existe.
P.10 ¿Qué cualidades deben poseer los estudiosos de la Naturaleza?
R. Deben ser como es la Naturaleza misma, es decir, sinceros, sencillos, pacientes y constantes; son las características esenciales que distinguen a los buenos Masones, las que se inspiran a los candidatos desde las primeras iniciaciones, preparándoles para adquirir las cualidades necesarias para la clase filosófica.
P.11 ¿A qué deben prestar atención?
R. Los Filósofos deben considerar cuidadosamente si lo que se proponen es conforme a la Naturaleza, si es posible y realizable; pues, si quieren hacer algo igual que lo hace la Naturaleza, deben imitarla en todos los detalles.
P.12 ¿Qué método debe seguirse para producir algo más perfecto que lo producido por la Naturaleza misma?
R. Se debe examinar en qué y por qué medio es mejorable; y se hallará que siempre lo es por medios similares a los utilizados por la Naturaleza. Por ejemplo, si se desea desarrollar la virtud intrínseca de cualquier metal, deberemos proveernos de una naturaleza metálica similar, y saber diferenciar lo masculino y lo femenino en dicha naturaleza.
P.13 ¿Dónde guarda sus semillas?
R. En los cuatro elementos.
P.14 ¿Con qué puede el Filósofo producir cualquier cosa?
R. Con el germen de dicha cosa, que es el elixir, o la quintaesencia, más preciosa y más útil al artista que la naturaleza misma; antes de que el Filósofo haya obtenido esta semilla o germen, la naturaleza para ayudarle estará presta a realizar su parte.
P.15 ¿Qué es el germen o semilla de cualquier substancia?
R. Es la más completa y más perfecta decocción y digestión de la substancia misma, o más bien es el bálsamo de azufre, que es lo mismo que la humedad radical en los metales.
P.16 ¿Qué engendra a esta semilla o germen?
R. Los cuatro elementos, por la voluntad del Ser Supremo y la imaginación de la naturaleza.
P.17 ¿Cómo operan los cuatro elementos? 
R. Por un movimiento continuo y uniforme, cada uno según su cualidad, depositando su semilla en el centro de la tierra, donde es recibida y digerida, para a continuación ser expulsada fuera por las leyes del movimiento.
P.18 ¿Qué entienden los Filósofos por el centro de la tierra?
R. Un cierto lugar vacío que ellos son capaces de concebir, y donde nada permanece en reposo.
P.19 ¿Dónde, entonces, depositan y guardan sus cualidades o semillas los cuatro elementos?
R. En el ex-centro, o el margen entre la circunferencia y el centro, el cual, después que ha absorbido una porción, expulsa el resto fuera, donde se forman los excrementos, escorias, los fuegos, e incluso las piedras de la naturaleza, como la piedra bruta, emblema del primer grado masónico.
P.20 Explicadme esta doctrina con un ejemplo.
R. Tomad una mesa nivelada, y colocad en su centro un vaso lleno de agua; rodead el vaso con substancias de distintos colores, entre otras, y particularmente que haya sal; procurad que cada substancia esté separada convenientemente de las otras, a continuación derramad el agua del vaso, la cual fluirá aquí y allí: se formarán pequeños arroyos, uno encontrará a su paso una substancia de color rojo, y se teñirá de ese color, otro pasará sobre la sal y adquirirá un sabor salino; el agua no modifica los lugares que atraviesa, antes bien las características de esos lugares modifican la naturaleza del agua; del mismo modo la semilla depositada por los cuatro elementos en el centro de la tierra sufre diferentes modificaciones, pues pasa por diferentes lugares, canales o conductos de modo que cada substancia es producida según las cualidades del lugar por el que pasó, y si una semilla llegada a tal lugar encuentra tierra y agua puras, ella misma resultará una substancia pura, lo contrario en caso opuesto.
P.21 ¿Cómo y de qué manera los elementos engendran esta semilla?
R. Para comprender bien esta doctrina hay que observar que dos elementos son densos y pesados, y los otros ligeros, dos secos y dos húmedos, uno extremadamente seco y otro extremadamente húmedo, uno masculino y otro femenino; cada uno tiende a producir substancias similares a ellos mismos en su propia esfera: esos cuatro elementos no reposan nunca, se agitan continuamente uno a otro, y cada uno exhala de sí y por sí mismo la parte más sutil; tienen su lugar de reunión en el centro, y en el centro mismo del Arké, ese servidor de la naturaleza, donde se juntan y mezclan sus semillas, se agitan y finalmente son expulsadas fuera. Se verá y se conocerá este procedimiento de la Naturaleza más detenidamente en los grados sublimes que siguen a este.
P.22 ¿Cuál es la verdadera materia primera de los metales?
R. La primera materia propiamente dicha es de doble esencia; sin embargo la una sin la otra no crean ningún metal; la primera y principal es la humedad del aire, mezclada con un aire caliente, en forma de un agua grasa, que se adhiere a toda substancia, por pura o impura que sea.
P.23 ¿Cómo han llamado los Filósofos a esta humedad?
R. Mercurio.
P.24 ¿Por qué es regido?
R. Por los rayos del Sol y de la Luna.
P.25 ¿Cuál es la segunda materia?
R. El calor de la Tierra, es decir, un calor seco que los Filósofos llaman Azufre.
P.26 ¿Todo el cuerpo material se transforma en semilla?
R. No, solamente una 1/800 parte que está contenida en el centro del cuerpo mismo, como se puede comprobar por ejemplo en el grano de maíz.
P.27 ¿Qué utilidad tiene el cuerpo material  para la semilla?
R. La de protegerla de todo excesivo calor, frío, humedad o sequedad y en general contra toda inclemencia dañina.
P.28 El Artista que pretendiera reducir todo el cuerpo material a semilla, suponiendo que pudiera hacerlo, ¿obtendría por ello algún beneficio?
R. Ninguno; por el contrario, su trabajo sería totalmente inútil, pues nada bueno puede ser hecho ignorando los procesos de la naturaleza.
P.29 ¿Qué debe hacer entonces?
R. Es preciso que limpie la materia de todas sus impurezas: pues no hay metal, por puro que sea, que no tenga alguna impureza, unos más o menos que otros.
P.30 ¿Cómo representamos en Masonería la necesidad de esta depuración o purificación?
R. Despojando al candidato a la iniciación del grado de aprendiz de todos sus metales y minerales y despojándole de forma honesta de parte de sus ropas, lo que es análogo a las superfluidades y escorias de las que es preciso despojar a la materia para encontrar la semilla 1.
P.31 ¿A qué debe prestar la máxima atención el Filósofo? 
R. Al fin último de la Naturaleza, y este fin no debe buscarlo en los metales vulgares, porque habiendo salido de las manos de la naturaleza formadora ese fin ya no está en ellos.
P.32 ¿Cuál es la razón de todo esto?
R. Los metales vulgares, especialmente el oro, están absolutamente muertos, mientras que los nuestros por el contrario están vivos y poseen alma.
P.33 ¿Qué es la vida de los metales?
R. No es sino el fuego, cuando se encuentran todavía en la mina.
P.34 ¿Qué es su muerte?
R. Su muerte y su vida son un mismo principio, pues mueren también por el fuego, pero se trata de un fuego de fusión.
P.35 ¿De qué manera son engendrados los metales en las entrañas de la tierra?
R. Una vez que los cuatro elementos han producido su fuerza o virtud en el centro de la tierra y han depositado su semilla, el Arké de la naturaleza, destilándolos, los sublima en la superficie por el calor y la acción de un movimiento continuo.
P.36 El viento, destilándose a través de los poros de la tierra, ¿en qué se transforma?
R. Se transforma en agua de la que nacen todas las cosas, pero se trata sólo de un vapor húmedo, del que se forma el primer principio de toda cosa, y que sirve de materia primera a los Filósofos.
P.37 ¿Cuál es, pues, ese primer principio, empleado por los Niños de la Ciencia como primera materia en la Obra Filosófica?
R. Aquella misma materia, la cual una vez concebida no puede cambiar de forma.
P.38 Saturno, Júpiter, Marte, Venus, el Sol, la Luna, etc., ¿tienen diferentes semillas?
R. Tienen todos una misma semilla; pero dependen del lugar en que se han originado; además la naturaleza realiza su obra de procreación de la plata antes que la del oro, y así con los demás metales.
P.39 ¿Cómo se forma el oro en las entrañas de la tierra?
R. Cuando el vapor del que hemos hablado, es sublimado en el centro de la tierra, y ha pasado por las regiones cálidas y puras, y donde un cierto aceite de Azufre se adhiere a las paredes, entonces este vapor, al que los Filósofos han denominado su Mercurio, se une a ese aceite, se subliman juntos resultando una substancia untuosa, que abandonando el vapor y mezclándose con el aceite va a sublimarse a otras regiones, que han sido purificadas por el vapor indicado y en las que la tierra es más sutil, pura y húmeda; la substancia resultante entonces ocupa los poros de esa tierra y juntándose produce el oro 2.
P.40 ¿Cómo se engendra Saturno?
R. Dirigiéndose aquel aceite o substancia untuosa a lugares totalmente impuros y fríos.
P.41 ¿Cómo se representa esto en el proceso de iniciación?
R. Por la explicación de la palabra "Profano", que sustituye al nombre de Saturno, pero que aplicamos a todo lo que reside en un lugar impuro y frío, lo que es representado por la alegoría del mundo, del siglo y de sus imperfecciones.
P.42 ¿Cómo representamos la obra y el oro?
R. Con la imagen de un Maestro Arquitecto, al que atribuimos la resplandeciente magnificencia del oro y los metales preciosos.
P.43 ¿Cómo se engendra Venus?
R. Con tierra pura, pero mezclada con Azufre impuro.
P.44 ¿Qué poder tiene el vapor en el centro de la tierra?
R.  El de sublimar continuamente lo que es impuro, atrayendo hacia sí lo que es puro.
P.45 ¿Cuál es la semilla de la primera materia de todas las cosas?
R. La primera materia, es decir, la materia de los "principios primeros", nace de la naturaleza sin ayuda de ninguna semilla, es decir, que la naturaleza recibe la materia de los elementos, de la que engendra a continuación la semilla.
P.46 ¿Qué es esa semilla?
R. No es otra cosa que un aire congelado, o un vapor húmedo, que si no es fecundado por un vapor cálido resulta totalmente inútil.
P.47 ¿Cómo se produce la generación de la simiente en el reino metálico?
R. Por la acción del Arké los cuatro elementos en la primera generación de la naturaleza destilan en el centro de la tierra un cierto vapor de agua que es la semilla de los metales y al que se denomina Mercurio, no por su esencia sino a causa de su fluidez y fácil adherencia a cualquier cosa.
P.48 ¿Por qué este vapor es comparado al Azufre?
R. Por su calor interno.
P.49 ¿En qué se transforma la semilla después de la congelación?
R. En el húmedo radical de la materia.
P.50 ¿De qué mercurio debe entenderse que están formados los metales?
R. Del Mercurio de los Filósofos, en modo alguno del mercurio vulgar, cosa que no es posible.
P.51 Por tanto, ¿qué se debe tomar como sujeto de nuestra materia?
R. Se debe tomar la semilla sola o grano fijo, y no el cuerpo entero que se compone de macho y hembra vivos, es decir de mercurio.
P.52 ¿Qué operación sigue a continuación?
R. Debe conjuntárseles, a fin de que puedan formar una semilla de la que lleguen a procrear un fruto de su misma naturaleza.
P.53 ¿Qué espera el Artista de esta operación?
R. No espera otra cosa sino separar lo sutil de lo espeso.
P.54 ¿A qué se reduce todo el trabajo filosófico?
R. A hacer de uno dos y de dos uno, nada más.
P.55 ¿Hay en la Masonería alguna analogía que indique esta operación? 
R. Basta a cualquier espíritu sensible reflexionar sobre el simbolismo del misterioso número TRES, sobre el que se basa toda la ciencia masónica.
P.56 ¿Dónde se encuentra la semilla y la vida de los metales y los minerales?
R. La semilla de los minerales es propiamente el agua que se encuentra en el centro y en el corazón del mineral.
P.57 ¿Cómo opera la naturaleza con la ayuda del arte?
R. Toda semilla, sea cual sea, no tiene ningún valor si por medio del arte o por vía natural no es colocada en una matriz conveniente, donde recibirá la vida pudriendo la semilla y congelando el grano fijo.
P.58 ¿Cómo es alimentada y conservada la semilla?
R. Por el calor del cuerpo.
P.59 ¿Cómo actúa el Artista en el reino mineral?
R. Acaba lo que la naturaleza no ha podido consumar a causa de la crudeza del aire, el cual ha tapado los poros de cada cuerpo, no en las profundidades de la tierra sino en la superficie.
P.60 ¿Qué correspondencia existe entre los metales?
R. Para entender esta correspondencia hay que considerar la posición de los planetas y saber que Saturno es el más alejado de todos, a éste le sigue Júpiter, después Marte, el Sol, Venus, Mercurio y por fin la Luna. Hay que considerar que las virtudes de los planetas no ascienden, sino que descienden y la experiencia nos enseña que Marte se convierte fácilmente en Venus y no Venus en Marte, Júpiter se transmuta a su vez en Mercurio; porque Júpiter está más alto que Mercurio, que es el segundo en el firmamento, y Saturno el que más alto se encuentra; la Luna la más baja; el Sol se mezcla con todos, pero no es mejorado nunca por los inferiores. Se ve claramente que hay una correspondencia entre Saturno y la Luna, en medio de los cuales se encuentra el Sol; en todas estas transformaciones el Filósofo debe procurar administrar el Sol. 
 

         
         

P.61 ¿Cuándo los Filósofos hablan del oro o de la plata, de dónde los extraen, se refieren al oro o la plata vulgares?
R. No, porque el oro y la plata vulgares están muertos, mientras que a los que ellos se refieren están llenos de vida.
P.62 ¿Cual es el objeto de la búsqueda de los Masones?
R. El conocimiento del arte de perfeccionar lo que la naturaleza ha dejado imperfecto en el género humano y alcanzar el tesoro de la verdadera moral.
P.63 ¿Cuál es el objeto de la búsqueda de los Filósofos?
R. El conocimiento del arte de perfeccionar lo que la naturaleza ha dejado inacabado en el género mineral y llegar a encontrar el tesoro de la piedra filosofal.
P.64 ¿Qué es esa piedra?
R. La piedra filosofal no es otra cosa que el húmedo radical de los elementos, perfectamente purificados y llevados a una total fijación, lo que hace que opere grandes cosas en lo referente a la salud; la vida reside únicamente en el húmedo radical.
P.65 ¿En qué consiste el secreto para hacer esta obra admirable?
R. El secreto consiste en saber transformar de potencia a acto el fuego de la naturaleza que se encuentra en el centro del húmedo radical.
P.66 ¿Qué precauciones hay que tomar para no estropear la obra?
R. Hay que tener gran cuidado en quitar las impurezas de la materia, y no pensar en otra cosa que en el núcleo o centro que contiene toda la virtud del mixto.
P.67 ¿Por qué esta medicina sana todo tipo de enfermedades?
R. Esta medicina tiene la virtud de curar toda clase de enfermedades, no por sus diversas cualidades, sino solamente porque estimula poderosamente el calor natural suavemente, mientras que los otros remedios lo irritan con un movimiento demasiado violento.
P.68 ¿Cómo me podéis probar la autenticidad del arte en relación a la tintura?
R. Esta autenticidad se funda primeramente en que la materia física es la misma de la que están hechos los metales, a saber, de plata viva, que tiene la facultad de mezclarse con ellos por fusión, una naturaleza abrazando otra naturaleza que le es semejante; en segundo lugar en que los metales imperfectos no son tales más que porque su plata viva o mercurio está crudo, la materia física, que es mercurio maduro y cocido, y un puro fuego, puede comunicarles la madurez y transmutarlos en su naturaleza, después de haber extraído su humedad, es decir su mercurio, que es la única substancia que se transmuta, no siendo el resto sino escorias que son expulsadas en la proyección.
P.69 ¿Qué camino debe seguir el Filósofo para llegar al conocimiento y a la ejecución de la obra física?
R. El mismo que el Gran Arquitecto del Universo empleó en la creación del mundo, observando como se ordenaba el caos.
P.70 ¿Cuál era la materia del caos?
R. No podía ser otra cosa que un vapor húmedo, puesto que sólo había agua entre las substancias creadas, limitado por un límite exterior y que constituía un verdadero molde para recibir las formas.
P.71 Dadme un ejemplo sobre esto último.
R. El ejemplo puede tomarse de las producciones particulares de los mixtos, cuyas semillas empiezan siempre por transformarse en un cierto humor, que es el caos particular, a partir del cual se traza como por irradiación la forma completa de la planta. Por otra parte hay que observar que las Escrituras sólo hacen mención del agua para el sujeto material, sobre el que era llevado el espíritu de Dios, y la luz para la forma universal.
P.72 ¿Qué ventaja puede sacar el Filósofo de esta reflexión, y qué debe observar especialmente en la manera en la que el Ser supremo creó el mundo?
R. En primer lugar debe prestar atención a la materia de la que fue creado el mundo. Comprobará que de esa masa confusa, el soberano Artista comenzó por extraer  la luz, que en ese preciso instante, disipó las tinieblas que cubrían la superficie de la tierra, para servir de forma universal a la materia. Comprenderá entonces con facilidad que en la generación de todos los mixtos, se produce una especie de irradiación y una separación de la luz y las tinieblas, en lo que la naturaleza es siempre imitadora de su Creador. El Filósofo comprenderá al mismo tiempo cómo por acción de esta luz se creó el firmamento separador de las aguas superiores e inferiores; el cielo fue adornado con cuerpos luminosos; pero las cosas superiores estaban muy alejadas de las inferiores, por lo que fue necesario crear la Luna, como luminaria intermediaria entre lo alto y lo bajo, la cual tras recibir las influencias celestes, las comunica a la tierra; el Creador reuniendo después las aguas, hizo aparecer lo seco.
P.73 ¿Cuántos cielos existen?
R. En realidad sólo hay uno; a saber, el Firmamento separador de las aguas; sin embargo, se admiten tres: el primero, que se extiende por encima de las nubes, donde las aguas rarificadas se detienen y ascienden hasta las estrellas fijas; es en este espacio donde se encuentran los planetas y las estrellas errantes. El segundo, es el lugar de las estrellas fijas: el tercero, es el lugar de las aguas celestes.
P.74 ¿Por qué la rarificación de las aguas se produce en el primer cielo y no asciende más allá?
R. Porque la naturaleza de las cosas rarificadas es elevarse siempre hacia lo alto, y porque Dios, a través de sus leyes eternas, ha asignado a cada cosa su propia esfera.
P.75 ¿Por qué todo cuerpo celeste gira invariablemente como alrededor de un eje sin desviarse?
R. Esto es consecuencia del primer movimiento que le fue imprimido, de la misma forma que una masa pesada suspendida de un cordel, girará siempre igual, si el movimiento es siempre igual.
P.76 ¿Por qué las aguas superiores no mojan?
R. A causa de su extremo enrarecimiento; un químico sabio puede sacar más provecho de la ciencia de la rarificación que de cualquier otra.
P.77 ¿De qué materia está compuesto el firmamento?
R. El firmamento es propiamente aire, cuya naturaleza es mucho más conveniente para la luz que el agua.
P.78 ¿Después de haber separado las aguas de lo seco y de la tierra, qué hizo el Creador para dar lugar a las generaciones?
R. Creó una luz particular destinada a esta tarea, a la que situó en el fuego central, suavizando este fuego con la humedad del agua y el frío de la tierra, a fin de reprimir su acción y hacer que su calor fuera más conveniente para los designios de su Autor.
P.79 ¿Cuál es la acción de este fuego central?
R. Agita continuamente la materia húmeda que le es más próxima, extrayendo un vapor que es el mercurio de la naturaleza y de la primera materia de los tres reinos.
P.80 ¿Cómo se forma el Azufre de la naturaleza?
R. Por la doble acción o más bien reacción de este fuego central sobre el vapor mercurial.
P.81 ¿Cómo se hace la sal marina?
R. Se forma por la acción de ese mismo fuego sobre la humedad acuosa; entonces la humedad del aire que está encerrada es exhalada.
P.82 ¿Qué debe hacer un Filósofo verdaderamente sabio, una vez ha comprendido el fundamento y el orden que observa el Gran Arquitecto Del Universo para la construcción de todo lo que existe en la naturaleza?
R. Debe ser, en la medida que pueda, un imitador fiel de su creador; en su obra física, debe hacer su caos tal como fue hecho al principio; separando la luz de las tinieblas; crear su firmamento separando las aguas superiores de las inferiores, y cumplir perfectamente, siguiendo el camino indicado, toda la obra de la creación.
P.83 ¿Con qué realiza esta gran y sublime operación?
R. Con un sólo corpúsculo o pequeño cuerpo, que no contiene, por así decir, más que heces, escorias, abominaciones, pero del que se extrae UNA CIERTA HUMEDAD TENEBROSA Y MERCURIAL, que comprende en sí todo lo que necesita el Filósofo, puesto que no busca más que el VERDADERO MERCURIO. 
P.84 ¿De qué mercurio debe servirse, pues, para la obra?
R. De un mercurio que no se encuentra como tal en la tierra, sino que se extrae de los cuerpos, y no se trata en absoluto del mercurio vulgar, como se ha dicho.
P.85 ¿Por qué este último no es adecuado para nuestra obra?
R. El Artista debe saber que el mercurio vulgar no contiene en sí la cantidad suficiente de azufre y, en consecuencia, debe trabajar sobre un cuerpo creado por la naturaleza, en el que ella misma ha juntado el azufre y el mercurio, los cuales el Artista debe separar.
P.86 ¿Qué debe hacer a continuación?
R. Purificarlos y juntarlos de nuevo.
P.87 ¿Cómo denomináis a ese cuerpo?
R. Piedra bruta, o caos, o hylé.
P.88 ¿Se trata de la misma piedra bruta cuyo símbolo caracteriza nuestros primeros grados?
R. Sí, es la misma que los Masones trabajan desbastando, y de la que intentan arrancar las escorias; esta piedra bruta es, por así decir, una parte de aquel primer caos, o masa confusa conocida, pero despreciada por todos.
Traducción: Julio Pauls
Notas
* El barón de Tschoudy (1727-1769) nació posiblemente en Metz (Francia), aunque de una familia de origen suizo. En Metz fue Venerable de la "Logia Antigua". En su Dictionnaire de la Franc-Maçonnerie, D. Ligou nos dice que en 1752, y fruto de un viaje que hizo a Italia, Tschoudy publica dos obras en las que critica abiertamente las condenaciones papales contra la Masonería: L'Etrenne au pape des Franc-Maçons vengés, y Le Vatican Vengé. Masón de su tiempo, crea el que fuera llamado "Rito de Tschoudy", o "Rito de la Estrella Flamígera", compuesto, además de los tres primeros grados, del de Rosa-Cruz (4º), del Gran Escocés de la Bóveda Sagrada de Santiago VI (5º), del Gran Escocés de San Andrés de Escocia (7º) y del Caballero del Sol (8º). Otras versiones afirman que esos grados eran el de Escocés de San Andrés (4º), Caballero de Palestina (5º) y Filósofo Desconocido (6º). Sus dos obras principales son el Discours historique y sobre todo L'Etoile Flamboyante, que es la que aquí presentamos. En ella se pone de manifiesto el interés del barón de Tschoudy por la Gran Obra alquímica, formando parte de esa corriente de masones del siglo XVIII que consideraba a la Masonería como integrada dentro de la gran Tradición Hermética. Recordaremos en este sentido que en algunos Old Charges se menciona a Hermes, junto a Pitágoras, como las dos columnas de la Masonería (ver en SYMBOLOS el artículo de Federico González Tradición Hermética y Masonería). De hecho, para componer este "Catecismo o Instrucción para el grado de Adepto o Aprendiz Filósofo Sublime y Desconocido" el barón de Tschoudy bebió en las fuentes de diversos autores hermético-alquímicos, como los que aparecen en la respuesta a la pregunta 95. Oswald Wirth, en su Le Symbolisme Hermétique dans ses rapports avec l'Alchimie et la Franc-Maçonnerie (en donde existe una versión de esta Instrucción), a este respecto añade que Tschoudy se inspiró principalmente en la obra del Cosmopolita La Nueva Luz Química. (N. de ed).
1 En el ritual de la iniciación masónica el "despojamiento de los metales" se produce después de que el candidato ha pasado la prueba de la Cámara de Reflexión, que simboliza el interior de la tierra, en donde según la alquimia acontece la putrefacción (muerte) de la semilla o germen, necesaria para operar la transmutación o nuevo nacimiento. (Nota de ed.)
2 La Alquimia enseña que los metales y piedras preciosas se generan en el interior de la tierra debido a la acción de los cuerpos celestes (planetas y estrellas), de sus efluvios y emanaciones, que la tierra recibe como un recipiente o athanor. Esto responde a la ley de las correspondencias y las analogías (en las que se fundamenta la Ciencia Simbólica), que establecen una constante relación entre el cielo, el hombre y la tierra (y el inframundo), considerados como un todo o cosmos. Lo que aquí se dice respecto a la generación de los metales es cierto en sentido literal, pero al mismo tiempo debe tomarse como un símbolo de un proceso de transmutación que el hombre vive en el interior de su conciencia. La naturaleza como un espejo donde se plasman y reflejan las leyes del cosmos siempre se ha tomado como uno de los fundamentos del arte alquímico, y también del arte de la construcción, basado en el conocimiento de esas mismas leyes, concebidas como estructuras geométricas, numéricas y musicales. (N. de ed.).