SOBRE LA «GLORIFICACION
DEL TRABAJO»*

René Guénon

 
En nuestra época es muy corriente exaltar el trabajo, no importa el que sea y de la forma en que se realice, como si tuviera un valor eminente por sí mismo e independientemente de cualquier consideración de otro orden; es éste el tema de innumerables declamaciones tan vacías como pomposas, y que no solamente se dan en el mundo profano, sino también, lo que es más grave, en las organizaciones iniciáticas que subsisten en Occidente1. Como es fácil comprender, esta forma de considerar las cosas se relaciona directamente con la necesidad exagerada de acción que es característica de los Occidentales modernos; en efecto, el trabajo, al menos cuando así se lo considera, no es evidentemente otra cosa que una forma de la acción, y una forma a la cual, por otro lado, el prejuicio «moralista» se empeña en atribuir una importancia aún mayor que a cualquier otra cosa, porque, en definitiva es la que mejor se presta a ser ofrecida como constituyendo un «deber» para el hombre, contribuyendo a asegurar su «dignidad»2. A esto se añade con frecuencia una intención netamente antitradicional, como es la de despreciar la contemplación, que con desdén es asimilada a la «ociosidad», cuando es precisamente todo lo contrario, pues en realidad se trata de la más alta actividad concebible, y por otro lado, la acción separada de la contemplación no puede ser más que ciega y desordenada 3. Todo esto se explica fácilmente por parte de hombres que declaran, y sin duda sinceramente, que «su felicidad consiste en la acción misma»4, diríamos más bien en la agitación, pues cuando la acción es tomada como un fin en sí misma, y cualesquiera que fuesen los pretextos «moralistas» que se invoquen para justificarla, ella no es verdaderamente sino eso.  

Contrariamente a lo que piensan los modernos, cualquier trabajo, realizado indistintamente por no importa quién, y únicamente por el placer de hacer o por necesidad de «ganarse la vida», no merece bajo ningún concepto ser exaltado, y no puede considerarse sino como algo anormal, opuesto al orden que debería regir las instituciones humanas, hasta tal punto que, en las condiciones de nuestra época, muy a menudo llega a tomar un carácter que sin ninguna exageración podría calificarse de «infra-humano». Lo que nuestros contemporáneos parecen ignorar por completo, es que un trabajo no es realmente válido más que cuando se conforma a la naturaleza misma del ser que lo ejecuta, y si se produce de una manera espontánea y necesaria, si bien dicho trabajo es para esta naturaleza tan sólo el medio de realizarse lo más perfectamente posible. Esta es, en suma, la noción misma del swadharma, que es el verdadero fundamento de la institución de las castas, sobre la que hemos insistido ya lo suficiente en otras ocasiones, por lo que únicamente la recordaremos aquí de pasada. Acerca de esto podría pensarse lo que decía Aristóteles del cumplimiento por cada ser de su «acto propio», entendiendo por ello a la vez el ejercicio de una actividad conforme a su naturaleza y, como consecuencia directa de ésto, el paso de la «potencia» al «acto» de las posibilidades que están comprendidas en dicha naturaleza. En otros términos, para que un trabajo, cualquiera que fuese, sea lo que debe ser, es necesario ante todo que corresponda en el hombre a una «vocación», en el verdadero sentido de la palabra 5; y, cuando es así, el provecho material que pudiera percibirse no aparece, de hecho, sino como un fin totalmente secundario y contingente, por no decir sin importancia, frente a otro fin superior, que es como el desarrollo y el cumplimiento «en acto» de la naturaleza misma del ser humano.  

Va de suyo, que lo que decimos constituye una de las bases esenciales de cualquier iniciación de oficio, y la «vocación» correspondiente es una de las cualificaciones requeridas para tal iniciación, y diríamos que la primera y la más indispensable de 
todas6. Sin embargo, hay todavía otra cuestión sobre la que conviene insistir, especialmente desde el punto de vista iniciático, porque es la que da al trabajo, considerado según la noción tradicional, su significación más profunda y elevada, sobrepasando la consideración de la naturaleza humana para religarla al orden cósmico mismo, y, a través de él, directamente a los principios universales. Para comprender todo esto, hay que partir de la definición del arte como «la imitación de la naturaleza en su modo de operar 7, es decir, de la naturaleza como causa ( Natura naturans), y no como efecto (Natura naturata); desde el punto de vista tradicional, en efecto, no se hace ninguna distinción entre arte y oficio, así como entre artista y artesano, punto éste sobre el que nos hemos explicado ya con bastante frecuencia; todo lo que es producido «conforme al orden» merece por ello considerarse, y con toda justicia, como una obra de arte 8. Todas las tradiciones insisten en la analogía existente entre los artesanos humanos y el Artesano divino, tanto unos como otro operando «por un verbo concebido en el intelecto», señalando así con bastante nitidez el papel de la contemplación como condición previa y necesaria para la producción de cualquier obra de arte; y ésta es aún una diferencia esencial con respecto a la concepción profana del trabajo, que lo reduce a no ser más que acción pura y simple, como lo hemos indicado más arriba, con la intención de oponerlo a la contemplación. Según la expresión de los Libros hindúes, «debemos construir como los Dêvas lo hicieron en el principio»; ésto, que naturalmente se extiende a todos los oficios dignos de ese nombre, implica que el trabajo conserva un carácter propiamente ritual, como por otra parte todas las cosas deben tenerlo en una civilización íntegramente tradicional; y no sólo es este carácter ritual el que asegura esa «conformidad al orden» de que hemos hablado, sino que incluso puede decirse que en verdad él es uno con esta conformidad misma 9 

Así, desde que el artesano humano imita en su dominio particular la operación del Artesano divino, participa en la obra misma de éste en una medida correspondiente, y de una manera tanto más efectiva cuanto que es más consciente de esta operación; y cuanto más realice por su trabajo las virtualidades de su propia naturaleza, más aumentará su semejanza con el Artesano divino, y más sus obras se integrarán perfectamente en la armonía del Cosmos. Se ve cuan lejos estamos de las banalidades que nuestros contemporáneos acostumbran a enunciar, creyendo elogiar así el trabajo; éste, cuando se considera tradicionalmente, pero sólo en este caso, está en realidad muy por encima de lo que ellos son capaces de concebir. Por tanto, podemos concluir estas indicaciones, que se podrían desarrollar casi indefinidamente, diciendo lo siguiente: la «glorificación del trabajo» responde a una verdad, y a una verdad de orden profundo; pero la forma en que los modernos lo entienden de ordinario no es más que una deformación caricaturesca de la noción tradicional, llegando incluso a invertirla. En efecto, no se «glorifica» el trabajo con vanos discursos, lo que no tendría ningun sentido; sino que el trabajo mismo es «glorificado», es decir «transformado», cuando, en lugar de no ser más que una simple actividad profana, constituye, al contrario, una colaboración consciente y efectiva en la realización del plan del «Gran Arquitecto del Universo». 

 
Notas:

* Cap. X de Initiation et Réalisation Spirituelle. 

1 Se sabe que la «glorificación del trabajo» es, sobre todo en la Masonería, el tema de la última parte de la iniciación al grado de Compañero. Desafortunadamente, en nuestros días, ésta es comprendida de una forma totalmente profana, en lugar de serlo en el sentido legítimo y realmente tradicional, como el que nos proponemos indicar a continuación. 

2 En este sentido, diremos que entre la concepción moderna del trabajo y su concepción tradicional, hay toda la diferencia que existe entre el punto de vista moral y el punto de vista ritual. 

3 Recordaremos aquí una de las aplicaciones del apólogo del ciego y del paralítico, donde se representa respectivamente la vida activa y la vida contemplativa (cf. Autorité spirituelle et pouvoir temporel , cap, V). 

4 Encontramos esta frase en un comentario del ritual masónico que, sin embargo, no es ciertamente de los peores, queremos decir uno de los más afectados por las infiltraciones del espíritu profano. 

5 Sobre este punto, y también sobre las consideraciones que seguirán, enviamos, para más amplios desarrollos, a los numerosos estudios que A. K. Coomaraswamy ha consagrado más especialmente a estas cuestiones. 

6 Ciertos oficios modernos, y sobre todo los oficios puramente mecánicos, para los que no se necesita realmente «vocación» alguna y que por consiguiente tienen en sí mismos un carácter anormal, no pueden dar lugar a ninguna iniciación. 

7 Y no en sus producciones, como se lo imaginan los partidarios del arte llamado «realista», y que sería más exacto denominar «naturalista». 

8 Merece la pena recordar que esta noción tradicional del arte no tiene absolutamente nada en común con las teorías «estéticas» de los modernos. 

9 Sobre todo esto ver A. K. Coomaraswamy, «¿ Is Art a Superstition or a Way o Life?» en la recopilación titulada ¿ Why exhibit Works of Art

 

EL TALLER. Revista de Estudios Masónicos